top of page

La presencia del silencio

Actualizado: 25 nov 2023

Categoría: poesía

España abril 2022


A veces sueño que estás conmigo,

veo tu sonrisa y tu carcajada,

quiero escuchar algo, pero despierto.


Estás en la cara de mi familia, en sus dichos,

afuera en el patio de la casa tocando la armónica,

sonando las hojas de los naranjos.


Me convenzo que sigo de viaje y

que volveremos a tomar café un domingo.


Suena un tango, se hace un nudo en mi garganta y

la gente pregunta ¿por qué sabes esas canciones?


Pocas palabras, silencios cómodos, miradas,

tu mano venosa y cálida sobre la mía,

una frase: “Cómo te adoro”.


Ese día, mi papá me tomaba del hombro,

había un desfile: “al que no tuvimos que recoger gente”

como alguna vez dijo mi abuela.

Caminábamos contigo en el medio, con flores adelante, con dolor.

Aturdida por ese momento pregunté ¿hoy somos nosotros?

escuché: así es hija.


Llamadas una vez al mes,

¿cómo estaba? la pregunta,

al final un comentario que nos hiciera reír.

Almorzar en la casa y agradecer comiéndote todo con gusto.

Mañanas enteras en la oficina de mi papá leyendo el periódico,

sin pedir nada, sin decir mucho, ahí estabas, siempre…

con una presencia impecable.


Militar, cantante, mesero, farmaceuta,

a mucho honor: Auxiliar de Laboratorio de Química,

jugador de dominó vencido por su hermana.

Papá, abuelo. Mi abuelo.


En medio de tanto silencio puedo decirte que

suenas como la canción:

“Yo te llevo dentro hasta en la raíz y

por más que crezca vas a estar aquí”.


Poema a mi abuelo Laureano Ortega C.


Una Andrea Más




Parte de los jardines de Sabatini
Jardines de Sabatini, Madrid.

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page