top of page

El club de los noctámbulos

Actualizado: 6 nov 2023

Categoría: Relato

Suiza, mayo 2021


Inicia la noche del lunes, en la que la gente regularmente cae rendida en la almohada, agradeciendo que finalmente ha llegado a casa y al mejor estado, al descanso. Nuestra noche, porque desde hace mucho es nuestra, de muchos, es la llegada de una nueva historia, una que no se podría categorizar, porque en ella la cabeza pasa por miles de situaciones.


Cuando me ofrecen dulces o cafeína por la noche digo con una sonrisa, donde lo reciba mi fiesta durará hasta las 3:00 am, y es así, a veces lo tomo y no me importa, sin embargo sé que es sobreestimularme, porque si a esa hora fuera normal correr y uno no sintiera peligro afuera, seguro lo haría.


El club de nocturnos, al que he pertenecido hace tiempo, es un grupo de gente que ni siquiera se conoce entre sí, o que de pronto sí pero poco comparte sus experiencias. Yo sé que mi papá y yo estamos ahí, aunque yo soy más de la noche y él de la madrugada, los pensamientos son como metralletas que confunden el cerebro entre estar dormidos y despiertos.


Sinceramente, a veces me gozo eso, ser noctámbula, tener la capacidad de trasnochar, de terminar mi día a la hora que quiera, de rebelarme y darme ese tiempo para mi, pero a veces, a veces lo sufro mucho, y me impaciento bastante, porque quiero de verdad descansar, desconectar y dormir.


Eso es ansiedad, según la OMS en la pandemia el 29% de la población la ha padecido. He luchado con ella, pero en algunas ocasiones me supera, por eso creo que el mejor consejo que he recibido es aceptarla, saber que hay cosas con las que hay que aprender a vivir.

Gotas, pastillas, aceites, olores, hacemos todo un ritual para la supuesta dormida. Pero sí, nosotros el club de los noctámbulos tenemos dos vidas, una en el día y otra en la noche. Claramente no es un gran descubrimiento, pero si se siente bien por lo menos ponerlo en palabras.


En las noches puede pasar de todo: estirar, bailar, caminar la casa, meditar, cantar mentalmente, pensar en el pasado,en el futuro y en cómo vamos a solucionar tantas cosas. Los ansiosos de por si, tenemos una mente controladora porque creemos que todo lo podemos prevenir y analizar, la cosa es que el 90% de lo que nos imaginamos jamás pasará. La vida esta llena de sorpresas.


He sobrevivido a noches de pesadillas, de dolores en el pecho, de sudoración, de pánico, y he disfrutado otras solo sintiendo las cobijas, respirando, imaginando un buen futuro.


Bienvenidos al club, a quienes pasan o han pasado por momentos como estos, y a quienes con esto llevamos un montón solo puedo decirles una de las mejores frases que me repite mi mamá, “uno no mata el tigre y le queda teniendo miedo al cuero”. Tranquilos porque después de luchar en las noches, los días a veces parecen poco retadores.


Una Andrea Más


Ser noctambulo

Foto: Mar menor, España.




10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page