top of page

Competir

Actualizado: 8 ene

Categoría: relato

España, abril 2023

Hay cosas sin las que se puede vivir, muchas diría yo, como sin el sobreesfuerzo y sin la competencia.

La competencia no con otros, creo que esa nunca ha hecho parte de mí, no sé si me ha faltado ambición, inspiración o envidia, pero con nadie me he medido, solo conmigo y si que me he dado duro.

Me he calificado, etiquetado, señalado, enjuiciado y me he castigado por miles de cosas, por no ser tan buena y la mejor estudiante, trabajadora, colega, amiga, hermana, hija, esposa, persona…. Mis roles pueden ser infinitos, desde cómo traté a un perro, hasta cómo bailé con un desconocido ¿seguro lo pude haber hecho mejor?

Hace poco, empecé a darle la vuelta al tema y a responderme: seguro lo hice con las herramientas que tenía o cómo me sentía en ese momento, sin más, sin añadirle nada.

No me imagino la gente que aparte de que lo es con ella misma, lo es con los demás, midiendo siempre perfecciones, sabiendo que como lo hablé con una amiga hace poco, lo más perfecto del humano, es ser imperfecto.

Esa carga de ser tan buenas y tan puras, nos ha hecho reprimir miles de emociones, nos ha hecho sentirnos monstruos cuando alguien sobrepasa un límite, nos ha hecho sentir poco merecedoras, sabiendo que todo lo merecemos, nos ha hecho querer salvar el mundo, dejando de últimas el salvarnos a nosotras.

Qué se acaben esos días del sobreesfuerzo para vivir, de creer que debemos lucharla, de “superarnos” autosaboteandonos, de querer que el día tenga 25 horas, porque 24 no nos alcanzan.

Aprender a tener el tiempo a favor y no en contra, no es cuestión de las circunstancias, sino nuestro, y lo sabemos. Lo único que vale realmente la pena es aprender a vivir con objetivos diarios, realizables, flexibles, cambiantes.

Me ha costado una vida entenderlo, pero por fin trato de interiorizar que esto no es una competencia, nadie está esperando que llegue al fin para celebrarme, darme un premio o publicarme. Los días son exclusivamente para “hacer lo que amo, amar lo que hago, ser lo que amo, amar lo que soy”.


Una Andrea Más competir



 instalación "Memoria de forma" para el espacio específico de la Terraza de Azkuna Zentroa.
Memoria de forma, Antonio Fernández Alvira , Terraza de Azkuna Zentroa.

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Risa

Llegué

Comentarios


bottom of page