top of page

Historias

Actualizado: 8 ene

Categoría: relatos

España, marzo 2023

Había una vez, no, habían muchas veces; de repente se convirtió, suena muy fácil convertirse; fueron felices por siempre, ¿cómo se considera el siempre? Pensó en decirlo, finalmente no lo dijo.

Alguien me expresó hace poco, “tu eres una contadora de historias”, que gran piropo, sin embargo, ¿de qué historias me hablaba? ¿qué era lo que yo contaba? Nada, nada excepcional a la vida, a lo que es cada uno y a lo que pasa a su alrededor.

Lo más encantador es que mis historias, que no son mías, sino del mundo, tienen el poder de ser diferentes.

Y llegué a este punto porque muchos seres humanos quieren contar la misma historia siempre, bueno a su manera, con un estilo miedoso y fingido, que al final es un mismo prototipo validado socialmente, que termina siendo como la réplica de un perfume.

No lo juzgo, fue lo que aprendimos, lo que debemos ser para ser reconocidos, exitosos, valiosos, buenos, perfectos, bonitos, aprobados; lo que se nos escapó aprender es que podemos y debemos ser genuinos, diferentes, contar historias únicas, que permitan dejar ver nuestra verdadera identidad.

Escucho muchas personas y en sus discursos detecto que sus deseos no vienen de ellos, sino de paradigmas aprendidos. Por eso, cuando a veces nos preguntan ¿tú qué realmente quieres? es difícil responder si somos honestos.

Quiero seguir contando historias de gente valiente, igualmente exitosa, valiosa, maravillosa, que desaprendió mucho para ser ella misma, que empujó al rechazo y se tiró sin paracaídas a sus aspiraciones, a sus gustos, a su esencia, que incomode siendo ella.

Ser igual a los otros no es, ni será una vergüenza, porque esta historia no pretende aplastar, ni señalar, ni exigir el ser excepcionales, la vergüenza será darnos cuenta que deseamos ser distintos, aprender otras cosas, conocer otras personas, estar en otros lugares y no intentar cambiarlo. Vale la pena cuestionarnos siempre las decisiones ¿en qué o quién buscamos validación? Si es en nosotros, esa es la respuesta.

Sus historias son mi inspiración, no porque hagan grandes cosas, sino porque me dicen entre líneas que viven siendo fieles a la esencia, que aunque podría ser anónima, no lo es porque “existir no es vivir, existir es darle voz, cuerpo y presencia a lo que habitamos”. Esto es lo que me gusta contar… que existimos.


Una Andrea Más historias



Pared con frases emotivas
Lugar para las emociones

31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Risa

Llegué

Comments


bottom of page