top of page

Vivir en otros cuerpos

Actualizado: 24 nov 2023


Categoría:Relato

Suiza, agosto 2021


He habitado en otros cuerpos y puedo decirlo con toda confianza. El día que ella fue seleccionada como joven investigadora de Colciencias, el día que una se enfermó de la vesícula, el día que a otra le pidieron matrimonio... y acá empieza una lista infinita.


La vez que se graduaron de la universidad, que consiguieron la visa que querían, el momento en que se dieron cuenta que alguien les gustaba, el día que las defraudaron y lo reflexionamos... todos esos instantes están marcados como si fueran míos.


Sí, yo estaba en esos cuerpos, porque estaba presente, en atención plena con ellas, con sus palabras, con sus acciones, dispuesta a llorar y a reír sin calcular el tiempo. Hemos pasado más años juntas que con nuestros novios, hemos encontrado en las otras la mejor pareja de baile, nos hemos reído a carcajadas como si nada más importara, nos hemos inventado historias, nos hemos encubierto con seriedad, en la proporción de alguien que comete un delito.


En medio de las inseguridades, esos cuerpos nos han salvado, y cuando aparecieron los dolores hemos recurrido como si fuera urgente. De manera natural, como un ecosistema que funciona perfectamente, entendiendo que cada cuerpo vive a su estilo y a su ritmo.

De manera auténtica y genuina volver a residir en ellas es como volver a casa, sin prejuicio, sin expectativas, sabiendo que ahí está la felicidad guardada. Aunque la realidad nos aleje de esos cuerpos, siempre hay formas de volver a ellos y no dejarlos morir... pasándolos por la memoria, sintiendo que en ellos encontramos una sabiduría que solas tal vez no lleguemos a conseguir.


Existen mil maneras de decir te extraño, y esta es una de ellas, y no en la nostalgia de que esos momentos no volverán porque ya pasamos por ellos, sino en el anhelo de que la vida nos permita co-existir en otros espacios y en otros tiempos en esos mismos cuerpos.

A ellas les debo otras maneras de ver el mundo o mejor otras vidas, en las que quienes las quisieron, tal vez me quisieron y quienes las odiaron, ahí me incluyeron.


¡He existido en los cuerpos/as de mis amigas... del latín amicus, que significa amar!


Carta a mis amigas.


Una Andrea Más


carta a mis amigas
Foto tomada en un museo

25 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Én kommentar


Qué alegría se siente leer cada una de estas frases. Tocas el alma con cada palabra. Como hacerte entender que no eres una Andrea más! Para mí eres única e irrepetible, tan mágica como la vida misma, que llenas de amor a quienes tenemos la fortuna de conocerte. Me declaro FAN de este blog, de tus historias en las que veo reflejadas las mías y de la vida que hemos compartido juntas!

Lik
bottom of page