top of page

Te conozco pero no te había visto

Actualizado: 24 nov 2023

Categoría:Relato.

Suiza, octubre 2021


En medio de un viaje de Suiza a Italia mi hermano dijo, pareciera como si ya los hubiésemos conocido, no podíamos comunicarnos, pero nos entendíamos. "Cuando yo conocí a tu hermano, fue como si hacía rato hubiésemos compartido la vida".

No miento, cuando digo que hacía muchos años no veía un abrazo tan sincero como el de mi mamá y su mamá, a las dos, se les aguaron los ojos y se quedaron colgadas de la otra un rato, como si supieran que su hija e hijo quedaron en la familia indicada.

La alegría de mi papá y su papá fue un conector inmediato, señalaban cosas y se reían, tanto así que la primera noche se quedaron jugando dominó solos,y nadie entiende cómo lo lograron porque ninguno sabía el idioma del otro.Mi hermano y su hermano, tengo el momento preciso cuando se despidieron, con energía, con ganas, con cariño, como si ellos también fueran hermanos.


Todos teníamos miedo, de que las cosas no salieran tan bien, especialmente de que no pudiéramos entendernos, pero si, si lo hicimos.. y mi papá lo describió perfecto el día del matrimonio:


"Hay una sola religión, el amor.

Hay un solo lenguaje, el del corazón.

Hay una sola raza, la humana”. Facundo Cabral


Sin comprender mucho, solo entendiendo la unión de una familia intercultural, todos percibimos algo que describió Daniel "Cada uno de ustedes lleva una parte de nosotros".

Apenas esto empieza y todavía nos falta mucho para llegarnos a entender del todo, sin embargo, es suficiente saber que los procesos de conocimiento a veces tardan años y otros solo una mirada.


Cuando conocí a mi novio, que hoy es mi esposo, le escribí esto, y ahora todo tiene sentido, una razón de ser, todos nosotros estábamos destinados a estar juntos.

Holanda, noviembre del 2019.


"El amor no ocurre a primera vista, ocurrió cuando nos tocamos, lo mejor fue que no nos besamos, solo nos susurramos, nos prestamos los cigarrillos.. ya que recuerdo no nos hablamos tanto como los demás creen, solo éramos tú y yo, y un abrazo sincero, tus manos en mi cara secando lágrimas, mi dedo sobre tu pecho diciendo que ahí no podía doler, tus manos con las mías cuando estábamos en el carro en silencio. El lenguaje del cuerpo, de dos seres que se sienten cómodos con la energía del otro, que se entienden a través de cómo se mueven. De expresiones espontáneas surgió un juego en la nieve, y una foto en la que yo apoyo mi cabeza en tu hombro. Como si hacía tiempo mi cuerpo buscara el tuyo, como cuando se encuentra el cable para un elemento determinado. Así pasó, con mucha coherencia y fluidez, te sentí a ti, me cautivo algo distinto más allá de lo cotidiano - el baile y las palabras- . Ese día, o mejor esos días, mi cuerpo pidió al tuyo ser dos por siempre".


Una Andrea Más



Familia intercultural
Foto tomada en calle europea

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page